Breve historia del rock mexicano: Toda una aventura musical

1

by/por: Rogelio Navarro

Como se sabe. el rock en México surge de la influencia con el vecino estadounidense, son y fueron la puerta de entrada para mucha de la música en inglés que llega a México y algo se nos iba a pegar.

Una vez puesto esto en claro, hay que ubicarse en los años cincuenta, y que el contexto social tenía en un lugar muy alto la moral y costumbres establecidas. Cualquier indicio de rebeldía debía ser abatido, y una corriente como el rock generaba un rechazo; aunque esto no es exclusivo del rock, ya que antes también algunos ritmos locales (como jarabes y sones) habían sido censurados. Por la presidencia del país pasaron Adolfo Ruiz Cortínez y Adolfo López Mateos, México pasaba por un momento de industrialización y consolidación de su estructura política.

Con ese entorno llegó el rock a México, con grandes bandas y artistas como Pablo Beltrán Ruiz y Venus Rey, que como les habían dicho que este “baile” sería un éxito en México, buscaron el éxito en la radio; incluso las primeras películas mexicanas que mencionaron de rock, fueron de Resortes, Piporro y Tin Tán, mucho antes de que a alguien se le ocurriera hacer un film con este tema. Mientras tanto, la prensa acusaba lo rebelde del rock, y fue precisamente eso lo que lo popularizó entre los jóvenes.

Tenemos que en los sesenta, el rock que se tocaba en el país se caracterizaba por ser una copia fiel al que se hacía en EU, y cuando no era así era porque las canciones eran traducidas o adaptadas al español, lo cual es mérito de los grupos mexicanos, ya que fueron los primeros en hacerlo y sirvieron de difusión del rock para el resto de América Latina. Entre estos grupos estaban, por mencionar algunos: Los Locos del Ritmo, Los Rebeldes del rock, Los Teen Tops, Black Jeans o Camisetas negras, incluso de algunos de estos grupos surgieron solistas como Enrique Guzmán y César Costa, al lado de figuras femeninas como Angélica María y Julissa. En el caso de Guadalajara, mientras tanto, existían Los Gibson Boys, con su vocalista Manolo Muñoz, y Mike Laure antes de entrarle de lleno a la cumbia, que constituyó su mero mole. Socialmente hablamos de que el cambio que se vivió en México, fue que los jóvenes se divertían por su cuenta, y el rock les sirvió de pretexto para ello. Más allá de las letras, que no contenían una crítica social fuerte, los jóvenes de aquel entonces se identificaban por su edad, porque en las tardeadas tenían oportunidad de reunirse, verse y encontrar puntos comunes, formar grupos (ya sean pandillas o grupos musicales), y uno de sus puntos o pretexto de encuentro fue el rock.

Quienes trajeron el rock a México fueron aquellos que lo tocaron primero, pero los que comenzaron a hacer rock mexicano son sus auténticos iniciadores, es así que entramos a la segunda mitad de los años sesenta. En ese momento comienzan a surgir grupos venidos del norte del país (concretamente de Tijuana) como Harlem, Hullabaloo, Javier Bátiz, Dugs Dugs, Esclavos, y Ruser entre otros, que se dedicaban a imitar las interpretaciones de los álbumes de los grupos extranjeros y que tenían la influencia estadounidense más fuerte, lo cual iba de lo ideológico hasta una formación musical más fuerte. Al paso de los mismos sesenta, los grupos comenzaron a componer sus propios temas, al principio respetando el idioma (inglés) y estructuras originales. Esto respondía a que los grupos querían internacionalizarse y además entre ellos y entre el público del rock de aquel momento, imperaba la idea de que el rock debía hacerse en inglés. En esta época se pueden identificar bandas como Peace and Love, El Antiguo Testamento, Tinta Blanca, Three Souls in My Mind, y desde Guadalajara se oía a 39.4, La Revolución de Emiliano Zapata, Bandido, Los Monstruos, Toncho Pilatos y Los Spiders, algunos de estos grupos después comenzarían a componer en español, y su principal contacto con el público se daba en los cafés cantantes y en bares y discotecas especializados, como el Hilda’s por allá por la calle de Prisciliano Sánchez.

Cuenta el Reinaldo Díaz (AKA El Tuki de los Spiders) que “…en los sesenta eran, pues era una cosa muy sana, porque lo más que podías aspirar era tocar en cafés cantantes, que ya no hay. Eran cafés donde lo más que se vendía era, pues café, jugos, té y cosas así. A veces cervezas, pero ya el que tomaba cerveza era visto como un vicioso, ¿verdad? Porque iban muchachos y muchachas de escuela, de secundaria y de prepa. Y de buenos colegios y todo, y todo mundo se sentía a gusto, se sentía cómodo. Luego más adelante empezaron a hacer las tardeadas, promovidas por los colegios que para sacar fondos para esto, que para la coronación de sabe quién. Se hacían en casos en casinos más o menos respetables, como el Círculo Francés, El Casino Español, El Club de Leones, y hoteles como el Hilton entonces, conciertos en lo que ahora es la pista de hielo, que también fue pista de hielo en los sesenta, y se traían grupos de Tijuana, grupos de Culiacán, de México, de varios lados. Era un ambiente muy festivo, como que todo mundo iba feliz a oír música, y salía más feliz de haber ido; y los músicos también. Salían diciendo ¡ah! ¡Qué padre estuvo esto! Ojalá no se hubiera acabado tan pronto, y a la siguiente semana otra vez. Todos los grupos de Guadalajara que estaban de moda, pues a veces había dos y tres tardeadas el mismo día, entonces había que escoger: voy a ver estos o voy a ver a aquellos. No, mi novia va ir allá, pues yo voy ir ara allá, y así…”

Estamos hablando de un México bajo el mando de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz, que pasaba a la urbanización, y en el que se iban gestando y desarrollando los acontecimientos del movimiento estudiantil que culminarían en matanza el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco. También en España, Francia, EU., Inglaterra e Italia, los conflictos estudiantiles eran un hecho constante y mientras tanto las olimpiadas estaban por llevarse a cabo en la ciudad de México. Por acá en Guadalajara nos aproximábamos al millón de habitantes.

Segunda llamada

Llegaron los años setenta, y por la silla presidencial desfilaron Luis Echeverría Álvarez, y José Luis López Portillo, de quien se recuerda la petrolización de la economía del país y su “pelea” para defender el peso. Con esta década llegó también el hito que marcó al rock mexicano: el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro en 1971, que fue una copia del Woodstock 69 de Nueva York. La condena de los medios ante este evento unida al clima que vivía el país después de los acontecimientos de octubre de 1968 marcaron el comienzo de una era de marginación para el rock, en la que los grupos pasaron de tocar en fiestas y foros “legales” a tocar en colonias marginales, cines y bodegas abandonados, los llamados “hoyos fonquis”. Pero ¿qué pasó en Avándaro?

El festival de Avándaro (originalmente llamado “Festival de Rock y Ruedas”) se llevó a cabo durante los días 11 y 12 de septiembre de 1971 en Avándaro, Valle de Bravo, Estado de México. La idea original del evento consistía en una carrera automovilística que sería antecedida por una “Fiesta Mexicana”, que incluiría la actuación de varios grupos de rock mexicano, pero el enfoque del evento se vio afectado al anunciarse un total de trece grupos (“El amor”, “Bandido”, “División del Norte”, “Dugs Dugs”, “Epílogo”, “Tequila”, “Three Souls in My Mind”, “Tinta Blanca”, “Love Army”, “El Ritual”, “Peace and Love”, “La Tribu” y “Los Yaqui”), de los cuales participaron once, motivando que el festival tomara un cariz netamente musical. Para entonces, los organizadores (entre ellos Luis de Llano Macedo, hermano de Julissa) ya habían recurrido a la empresa Telesistema Mexicano (actualmente Televisa) para que proporcionara el soporte técnico necesario.

Llegado el día, y tras una discreta publicidad que no impidió la asistencia de aproximadamente 200 mil personas, el festival comenzó a las 19:30 horas, para terminar a las 7 de la mañana del día siguiente, después de varias interrupciones debidas a fallas de sonido y suministro de energía eléctrica. De los grupos participantes sólo tres se expresaron en castellano, mientras que el resto cantaron en inglés, situándose en otro contexto.

“Avándaro” conformó dos aspectos a desarrollar:

En cuanto a lo positivo:
A. La magnitud del evento incorporó del Rock mexicano a nivel mundial.
B. Fue el primer concierto masivo de Rock mexicano en congregar 200 mil personas.
C. Significó la reunión de la juventud mexicana en todas sus clases sociales.
D. Propició que los jóvenes tomaran una actitud crítica ante los cambios y descubrimientos que una sociedad opuesta al libre desarrollo humano, impedía.

En cuanto a lo negativo:
A. Quedó clara la ignorancia y poca experiencia de los organizadores y las autoridades en cuanto a la realización de eventos masivos de carácter juvenil.
B. El evento se caracterizó por fallas y desórdenes producto de una inadecuada planeación, organización y estructuración.
C. Los grupos participantes detonaron la falta de autenticidad del Rock mexicano al manifestarse, la gran mayoría, en inglés.
D. El comportamiento del público asistente se vio afectado por el consumo de drogas y alcohol, mismo que propició actos de vandalismo posteriores al concierto.
E. La negativa y amarillista reacción de los medios de comunicación masiva propició el posterior boicot al rock.”

Como ya se dijo, los setenta fueron bastante restringidos en cuanto a rock, no sólo por Avándaro, sino también por la proliferación de la música disco, las disqueras y los medios le cerraron las puertas al rock mexicano; las pocas expresiones que se llegaban a ver eran interrumpidas, censuradas o simplemente no tenían continuidad. Pero todo esto no impidió que el rock mexicano se siguiera desarrollando aunque fuera de manera subterránea. Esto aunado a la mala imagen que los medios difundían de los músicos de rock, y que se le daba (como de costumbre) preferencia a los productos comercial-musicales extranjeros incrementó la marginación del Rock mexicano. Pero esta situación no impidió que se siguiera produciendo rock, aquí en Guadalajara seguían grupos como los Spiders, La Fachada de Piedra, La Revolución de Emiliano Zapata, 39.4, y La Quinta Visión. Incluso hacia el final de esta década es que comienzan a hacer sus pininos Alex y Fher de Maná, que en aquel entonces eran Sombrero Verde, y que hicieron tal ruido, que José Agustín los menciona en su libro Tragicomedia Mexicana 2.

Reinaldo Díaz El “Tuki”, opina cuenta que en los setenta Guadalajara fue considerada la Meca el rock, porque salieron muchos grupos que empezaron a grabar y a sonar en el radio nacional. Y aquí pues todo mundo tenía los ojos puestos y venían compañías disqueras a buscar grupos. De esa manera grabaron bandas como 39.4, el Toncho Pilatos, La Quinta Visión, y… Los Spiders, La Revolución de Emiliano Zapata, y varios más”.

Tercera llamada

Después de la primera mitad de la década de los setenta, surgió la generación “sándwich” en el rock, ya que les tocó comenzar en el momento en que más represión había, justo después de la euforia sesentera y antes del “boom” del “Rock en tu idioma” de los ochenta. Incluso hay quien dice que esta fue una especie de edad media en el rock nacional, escasearon los foros para tocar y varios de los músicos o cambiaron de profesión o se integraron a los géneros más aceptados por la industria cultural de la época; porque el músico si no toca no come.

En esta generación encontramos a músicos como Jaime López, la tapatía Kenny y su banda “The electrics”, y Cecilia Toussaint; estos artistas, si bien no han tenido un lugar fuerte en el gusto de las masas, han sido junto con el legendario TRI (antes Three Souls in My Mind), debido a su permanencia (o terquedad), importantes figuras en el ambiente rockanrolero nacional ya que mantuvieron el género vivo aún a pesar de tener que tocar en la marginación.

Llegó 1982 y el país enfrentaba una de las crisis económicas más fuertes que ha registrado, y la banda presidencial la llevaba en ese momento Miguel de la Madrid Hurtado, quien preparó el terreno para el modelo económico neoliberal que pondría en marcha a partir de 1988 Carlos Salinas de Gortari; por manos de Salinas pasó el programa social “Solidaridad”, el Tratado de libre Comercio de América del Norte y el comienzo de la crisis chiapaneca con la aparición oficial del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional así como el asesinato del candidato del PRI para las elecciones de 1994.

Los ochenta fueron un período muy importante para el rock nacional, ya que hubo una apertura al género en su forma en inglés, y se comenzó a dar una consolidación importante entre los grupos nacionales. Concretamente, ya se promocionaban en medios grupos como Kiss, Scorpions, Iron Maiden, Deff Leppard, y Quiet Riot, pero se les negaban los permisos para conciertos masivos. Eso cambió conforme pasó el tiempo y hubo conciertos de Police en el DF., Queen en Monterrey y Quiet Riot en Guadalajara. Después, esta apertura se haría notar con la promoción “Rock en tu idioma”, en 1986 se dio un “boom” por el rock en español aunque originalmente manejaba artistas venidos de Argentina y España. Aparentemente y después de muchos años de moverse de manera subterránea, el rock mexicano iba a tener promoción y apoyo, sin embargo estos llegaron sólo a unos cuantos grupos, aunque esto no impidió la infiltración del rock en más nichos de mercado. El fenómeno demostró que además de expresión cultural el rock también era negocio y este flamazo de promoción, también evidenció que varios de los grupos, que antes no habían tenido apoyo ni exigencia de un público masivo, carecían de la cantidad de producción y la calidad necesaria para mantenerse al día.

Sin embargo, a pesar de que algunos espacios se cerrarían, desde fines de los ochenta y hasta hoy día, los grupos siguieron buscando y trabajando en una identidad del rock mexicano, y esto les abrió puertas en varias disqueras, como BMG con el subsello Culebra, Universal con Opción Sónica, Discos Manicomio, Sony Music, entre otros espacios como la cadena de videos MTV latino. Ahora, paralelamente a esto, y hasta la fecha se ha venido dando un crecimiento en la presencia e influencia como alternativa, de las disqueras independientes frente a las grandes casas disqueras. También surgieron lugares específicos para escuchar rock; mientras en el DF. existía Rockotitlán, y demás foros, en Guadalajara cobró fuerza el Centro Cultural Roxy, y el parque Agua Azul, en el que dicho sea de paso se celebran conciertos desde los setenta. También fue una época de creación de estaciones, revistas y programas de TV y radio especializadas en rock, como fue el caso de sonido 103, la siempre aguerrida Radio Universidad de GDL, publicaciones como Conecte, Toca Rock, y se transmitieron las series de televisión Águila o Rock, Video Cosmos, Alta Tensión, y en Guadalajara 87.8 Videoclips, por mencionar algunos.

Cuarta llamada: comienza la otra historia

Hacia el final de los ochenta, algunos de los grupos que llevaron entonces (desde 1986 hasta la fecha) la bandera del resurgimiento del rock nacional fueron Botellita de Jerez, Ritmo Peligroso (antes Dangerous Rhytm), Caifanes (que en un principio se llamaban Las Insólitas Imágenes de Aurora), Bon y los Enemigos del Silencio, Fobia, Neón, Maldita Vecindad, Los Amantes de Lola, Real de Catorce, Sangre Azteka, Café Tacuba, La Lupita, Tijuana No, Santa Sabina, entre otros. Mientras tanto, en Guadalajara surgieron propuestas como Maná (antes Green Hat por ahí de fines de los setenta, y después Sombrero Verde) que le abrió a Quiet Riot en Guadalajara, Rostros Ocultos (antes Rocking Pills, Clips y Montana), Carmín, El Personal, La Sole, Azul Violeta, Gerardo Enciso, Sedición, etc. Lo interesante es que a estos grupos les tocó tener la posibilidad de conciertos masivos, videos, contratos con disqueras internacionales, internacionalizarse en Sudamérica y el sur de EU. e incluso ser nominados para el Grammy y ganarlo, como fue el caso de El TRI y Maná respectivamente.

Los noventa se convirtieron entonces un momento de conformación e internacionalización más fuerte, en el que conviven propuestas muy disímiles. Algunos grupos han cambiado de nombre, de integrantes o se han mezclado entre sí, y los subgéneros son una gama interesantísima y muy variada. Es en esta década se da una oleada venida del norte (la onda regia), con grupos como Control Machete, Plastilina Mosh, Zurdok Movimento, El Gran Silencio, que le apuestan al llamado hip hop. Y mientras muchos de los grupos nacidos en lo ochenta y antes de los ochenta, continúan trabajando, al mismo tiempo surgen nuevas agrupaciones y solistas como Naranja Mecánica, Los Humanos, Los Lagartos, La Barranca, Jaguares, Julieta Venegas, Julio Revueltas, Lost Acapulco, Los Ezquizitos, La Matatena, Salón Victoria, Resorte, Pastilla, Panteón Roccocó, La Gusana Ciega; de Guadalajara nacen las voces de bandas y solistas como Cuca, Los Garigoles, La Dosis (antes Pellejo de Gato y después Mala Vida), Ely Guerra, La Yaga, Katarsis, y Desarmador.

En esta década los espacios en medios son más. El periódico Mural en Guadalajara, importa de Reforma México “Decibel!”, sección dedicada al rock y en la versión de El Norte, esta sección se llama “Rockas”; Público tuvo reporteros especializados en rock; Radio Universidad de Guadalajara (104.3) desde hace mucho transmite antes que los medios comerciales, las versiones completas de las canciones de varios grupos de rock en español; Sonido 103 (estación de radio en el 102.7 de FM) programa y comenta sobre el tema, 91.5 también lo hace al igual que otras estaciones. En lo internacional están las estaciones de televisión por cable, con MTV Latino, Telehit, Sony, que se dedican a transmitir videos y promocionan a sus artistas (en el caso de Sony). En la TV nacional, Televisa invita grupos de rock a sus festivales (como el Festival Acapulco Milenio), programas (como fue el caso de los programas de Verónica Castro y de Jorge Ortiz de Pinedo) y eventos (Premios ERES); Canal 22 y Azteca 40, ambos dedican un programa semanal al rock en español; y TV Azteca hace programas musicales semanales y en ellos ha dedicado varios espacios al rock nacional. Queda claro entonces que al llegar la década de los noventa, el rock se consolidó por haber sido el único sobreviviente efectivo de los productos comerciales del decenio anterior”.

Share.

1 Comment

  1. EXCELENTE ARTÍCULO QUE ME TRAE MUCHOS RECUERDOS, SOBRE TODO CON EL PROGRAMA “ALTA TENSIÓN”.

Leave A Reply